La inspiración mana de una sola fuente, llamada plagio

Como tengo pocas ganas de trabajar (pero tengo que actualizar) os dejo con una comparación, que es lo más sencillico. Dos películas, Venganza y Al límite, estrenadas con 2 años de retraso, pero con el mismo diseño. ¿Para qué pensar, teniendo Google? Ese es el problema del periodismo, aunque este caso no se ciña a nuestra profesión.

Aquí os invito a comparar las dos caras: el pan-sin-sal de Liam Neeson (me duele decir eso porque es un actor que me encanta) y el ceño-siempre-fruncido de Mel Gibson. Y el fondo, en un caso más sofisticado (el gris y el negro son colores que siempre quedan bien) y en otro más emotivo (en la película en un padre de familia antes que asesino, conque se explica). Pero vale. Lo demás es igual.

Por supuesto, esto no es algo que se me haya ocurrido solo a mí. Internet nos trae a miles de tarados que como yo no hacen más que conspirar y establecer relaciones donde solo hay dados en una mesa. Pero lo flipante es que no han establecido el paralelismo entre ambas películas con estos carteles, sino con las versiones americanas. O sea, doble plagio por el precio de uno. Tampoco ha sido una entrada tan mala, oye.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s